VAHO.

                  MIRIAM LEYVA 

Se dibuja en invierno calentando

las manos frías, los corazones abandonados.

Escapa de nuestros labios como reivindicaciones

de vida, respiraciones, suspiros,

resoplidos tal vez doloridos,

tal vez pletóricos.

Son la niebla humana.

¿Y si juntáramos el tuyo y el mío,

cayeran en la tierra abrazados

y condensándose la regaran

haciendo brotar una brizna de hierba?

Existe el vaho de las ventanas

donde se escriben ternuras,

existe el de los baños calientes,

el de los ronquidos de autobús,

el de los geiser, edificios… incluso

el de bajo mar

jugando a ser burbujas.

Pero yo prefiero coserme

al que escapa de tu boca

y reta al frío con tu calor,

el vaho de invierno…

Vaho que se resiste a ser hielo.

Anuncios